Akelarre de Zugarramurdi

AKELARRE es un espectáculo itinerante de calle –basado en el que se realiza en la cueva de Zugarramurdi– adaptable a cualquier entorno. Está dividido en cinco partes que se van realizando en distintos puntos del recorrido. Por sus características, es apropiado para cascos antiguos, zonas monumentales o espacios singulares.

En la primera escena las brujas realizan un conjuro para el buen fin del viaje iniciático que emprenden junto a los espectadores.

Que el aire os empuje hacia adelante, que el agua os sacie la sed, que el fuego os alumbre, y sobre todo, sentid siempre el contacto de la madre tierra.

En la segunda parte encontramos a las hechiceras hablando de sus brebajes y pociones, de sus conjuros y de la visión que se tiene de ellas.

¡Somos brujas, somos brujas y creamos galernas! ¡Somos brujas y vamos por el aire! ¡Y somos capaces de convertirnos en cualquier animal! Eso es lo que dice el inquisidor.

— También preparamos pócimas de amor, bebidas que nos ponen “a punto”, y que alegran los corazones …

— Chica, que hoy día a eso se le llama “bebida energética”…

En la tercera parte los espectadores son advertidos por un inquisidor de que se acercan a un final de perdición. El cura habla en una lengua extraña y necesita un traductor, un monje un poco zafio que tergiversa ligeramente lo que el padre dice.

— Fratres, quo vadis? Animarum periculum extenderis! Cepisti via poenituerit!

— Pues eso, que en este sitio hay brujas a montones. ¡Hacedle caso!

— Tu autem in diebus vestris, quod animarum et corporum deponere illam in temptationem! Vos autem revertimini et abite in vicis impetro tergum in semita!

— ¡Eso! ¡Que os vayáis por donde habéis venido!

Finalmente, las dos últimas escenas son el baile tradicional y el akelarre, este último conmovedor, espectacular y vibrante hasta el punto de que el público llega a emocionarse.

La versión orquestal de Baga biga higa, canto de brujas, va subiendo en intensidad la acción y las sensaciones.

El recuerdo de aquellas que fueron sometidas al auto de fe pone broche final al espectáculo.

La función reúne humor, emoción y dramatismo; música actual y tradicional; fuego e iluminación y sonido espectaculares… Son 18 actores, cuatro músicos y el equipo técnico durante el recorrido y sobre el escenario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies