Uno de los actos más importantes de la pasada III Conferencia Estatal de la Cultura, organizada por FEAGC, fue la presentación del borrador del Libro Blanco de Buenas Prácticas para la Gestión de la Cultura. Y decimos borrador porque se basa, y se encuentra, en un proceso de debate abierto a todo el sector profesional con el fin de redactarlo de forma colaborativa. Hay un equipo dirigido por Rafael Morales Astola y coordinado por Juan Antonio Jara Soria –en este momento cuenta con doce participantes– que ha puesto en marcha varias iniciativas destinadas a recoger reflexiones e ideas de los profesionales de la cultura con el fin de elaborar un texto consensuado y lo más completo y efectivo posible. Por tanto, en los próximos meses se van a recoger más aportaciones y generar documento final.

La finalidad del Libro Blanco es reforzar las metodologías de la gestión cultural, haciéndolas más efectivas, eficientes, transparentes y reconocibles, como medio de afrontar los avances necesarios para la consolidación de la profesión. Es, por tanto, una herramienta estratégica y operativa para el desarrollo responsable, fructífero y estable de políticas culturales, así como de dinámicas empresariales, asociativas y comunitarias. Se trata de fijar las bases para que los procesos de gestión cultural se hagan con calidad verificable y evaluable.

Otros objetivos son:

  • Promover la responsabilidad de cara a tres instancias: artística-cultural, social e institucional
  • Poner en práctica la transversalidad
  • Formalizar la profesión conforme a la legislación relativa a la cultura
  • Comunicar a la sociedad el papel de la gestión cultural
  • Implicar la acción de la gestión cultural profesional en los diferentes dispositivos institucionales
  • Establecer un paquete de servicios culturales definido y reconocible

 

El libro trata temas como la propiedad intelectual o las políticas culturales y económicas pero quizás lo mas interesante, desde nuestro punto de vista, sea la definición que hace, por ejemplo, de las competencias del gestor cultural. Igualmente importante es la fijación de los estándares de calidad y lo que denominan “caja de herramientas” el conjunto de ámbitos teórico-prácticos (metodológico, operativo, normativo, tecnológico…) en los que debe desenvolverse el gestor cultural.

El documento se puede descargar para consultar la versión actual. Como decimos, el proceso de creación del texto está abierto a las aportaciones tanto de organizaciones y entidades como individualmente. Para ello es necesario contactar con Juan Antonio Jara en jara@diavolocultura.com. Por nuestra parte, cuando el proceso haya finalizado, incorporaremos el Libro Blanco a nuestra biblioteca gratuita de gestión cultural.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies