En palabras de la propia autora de la iniciativa, Itziar Sistiaga, son cartas escritas, y algunas grabadas en audio, «para toda aquella persona que necesite un abrazo en tiempos difíciles, una distracción, una palabra amable o una simple historia». Según ella, hay muchas formas de ayudar a los demás en estos tiempos de encierro, cada uno ejerciendo lo que sabe o mejor se le da y, en el caso de las personas a las que les gusta escribir, regalando historias. Relatos que «conecten a desconocidos, que narren peripecias reales o inventadas, que distraigan, que abracen o que provoquen una sonrisa». En estos momentos hay 35 de estas cartas disponibles en la página web de la autora, de las que seis se han grabado y subido a Yoytube.

Nosotros las estamos empleando como parte de nuestras actividades de dinamización en Whatsapp que relatábamos en el post anterior con resultados muy buenos. Muchas de nuestras usuarias esperan la carta que subímos cada semana y las respuestas son siempre muy positivas.

Dar las gracias desde aquí a Itziar por esta idea que ha ayudado a gente a comunicarse en tiempos de incomunicación. Y para terminar, como ella misma expresa y se refleja en todas las misivas, una frase de Eduardo Galeano: «Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo«.